ERRADICACIÓN DEL TRABAJO INFANTIL

EXPOSITORA

DRA. ADRIANA ISABEL LOJO

ARGENTINA

 

INTRODUCCIÓN

Hemos de abordar el tema propuesto desde un enfoque “organizacional” y
“humanitario” a la vez. Esto implica sistematizar y dar un rostro humano al
trabajo “invisible” que realizan millones de niños entre 5 y 14 años en el
mundo, por medio del conocimiento, estadísticas, difusión y políticas que
involucran a gobiernos, empleadores, trabajadores, las Naciones Unidas,
organizaciones no gubernamentales y a toda la sociedad civil, con el fin de
combatirlo. Hablamos de trabajo invisible porque se realiza en la
clandestinidad, o en el ámbito de las relaciones familiares, con sometimiento.
Esta realidad los pone en situación de riesgo latente. Riesgo en la salud, riesgo
de vida. La OIT Organización Internacional del Trabajo, está llevando a cabo
un plan para erradicar el trabajo infantil en el mundo. Los Convenios nº 138 y
182 de la OIT tienen por objetivo proteger a los niños de la exposición al
trabajo infantil. En esta ponencia, nos vamos a enfocar en estos Convenios,
atento que surgen de la Organización Internacional del Trabajo, tienen
competencia directa con nuestra profesión y las víctimas son niños
trabajadores;

Recordando que en 1989, la Asamblea General de las Naciones Unidas
aprueba el texto de la Convención sobre los Derechos del Niño constituyendo
un hito histórico fundamental en la defensa de los derechos de los niños;

Considerando la Conferencia de Ámsterdam de 1997 sobre la lucha
contra las formas más intolerables del trabajo infantil y la Conferencia
Internacional de Oslo sobre el Trabajo Infantil de 1997, en las que se
señaló la atención en la urgente necesidad de una acción mundial
concertada para poner fin al trabajo infantil;

3

Acogiendo con interés que la OIT instituyó, en 1992, el Programa Internacional
para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) y que desde la entrada en vigor
del Convenio Nº 182 de la OIT, el 19 de noviembre de 2000, sobre las peores
formas de trabajo infantil, comenzando por las “formas incuestionablemente
peores”, como lo es la trata de niños y niñas, reclutamiento militar, las labores de
riesgo que pueden tener un impacto muy severo en los cuerpos y mentes frágiles
de los niños, se han beneficiado gran cantidad de niños;

Destacando que, el Ministerio de Asuntos Sociales y del Empleo de los Países
Bajos, en estrecha colaboración con la OIT (y en cooperación con el UNICEF y el
Banco Mundial), organizó una Conferencia mundial sobre trabajo infantil que se
celebró en La Haya (Países Bajos), en mayo del 2010, donde se adoptó una Hoja
de Ruta para la eliminación de las peores formas de trabajo infantil para el
2016;

Destacando que desde 2002, todos los 12 de junio se celebra el Día
Mundial contra el Trabajo Infantil, como forma de poner de manifiesto
la grave situación de los niños sometidos a distintas formas de trabajos.
En 2012, el tema es “Derechos humanos y justicia social …
erradiquemos el trabajo infantil”, se pretende poner de manifiesto el
camino que queda por recorrer;

Teniendo en cuenta que según los datos recogidos por esta entidad y
divulgados el 12 de junio de 2012, con ocasión del Día Mundial contra el
Trabajo Infantil, las últimas cifras estiman que, más de la mitad de los
215 millones de niños trabajadores en el mundo, realizan actividades
peligrosas y cada minuto muere uno de ellos por accidentes,
enfermedades o graves traumas psicológicos relacionados con
ellas y que 115 millones de menores efectúan labores de alto riesgo
y una gran parte de ellos se encuentra en Asia. En América Latina son
14 millones los niños trabajadores;

4

Considerando que la eliminación efectiva de las peores formas de
trabajo infantil requiere una acción inmediata, los estados miembros de
la OIT, a través del IPEC, se han fijado la meta de eliminar las peores
formas de trabajo infantil para el año 2016. Para lograr este objetivo se
requiere una mayor escala de esfuerzo y compromiso. Por todo ello,
debemos:

1.- Instar a los Estados que han ratificado los Convenios 138 y 182 de la
OIT, a ejercer acción inmediata y general para librar de toda forma de
trabajo a los niños afectados.

2.- Asegurar la protección legal de los niños mediante el cumplimiento
estricto de las leyes vigentes a fin de evitar que se lo utilice en tareas
cotidianas, rurales, etc., que involucren gran parte de las horas del día,
del niño y que además conlleven un riesgo a su salud. Aplicar las leyes
penales correspondientes a las familias que consientan cualquier tipo de
explotación de sus niños, por terceros;

3.- Comprometer, a los países que aun no han ratificado los convenios,
a unirse a esta cruzada y redoblar esfuerzos en pos de una niñez que
viva su niñez, sin sometimientos, con justicia.

2. TRABAJO INFANTIL

2.1 Definición:

Se entiende por trabajo infantil a toda actividad económica y/o estrategia de
supervivencia, remunerada o no, realizada por niñas y niños, por debajo de la
edad mínima de admisión al empleo o trabajo, o que no han finalizado la
escolaridad obligatoria o que no han cumplido los 18 años si se trata de trabajo
peligroso.

5

2.2 Edad mínima establecida en el Convenio 138 de la OIT:

El Convenio OIT nº 138, del año 1973, sobre edad mínima de admisión al empleo,
establece que cada país puede determinar la edad mínima de admisión en el
empleo siempre y cuando ésta no sea inferior a 15 años ni a la edad de conclusión
de la escolaridad obligatoria; así como tampoco puede ser inferior a 13 años para
los trabajos “ligeros”, de 18 años para el trabajo peligroso y de 16 para éste bajo
determinadas condiciones estrictas.

2.3 Las peores formas de trabajo infantil: Convenio 182 de la OIT

La esclavitud y prácticas análogas como la trata infantil, la servidumbre por
deudas, la condición de siervo, los niños en conflictos armados:

La esclavitud se da cuando una persona es propiedad de otra, obligada a
trabajar, sin voz alguna en lo que le sucede. A los esclavos se les retiene contra
su voluntad desde el momento de su captura;

La trata infantil es el comercio ilegal (compra, venta y traslado) de niños para su
explotación laboral o sexual. Se trafica con niños por muchas razones, incluso el
trabajo forzoso, la prostitución y el reclutamiento de niños soldados y mendigos.

La servidumbre por deudas equivale al trabajo forzoso, cuando se ofrece mano
de obra a modo de reembolso de un préstamo que no se consigue restituir en
efectivo o en especie.

La condición de siervo ocurre cuando se obliga a una persona a vivir y trabajar
en tierras que pertenecen a otra persona, contra remuneración mínima o nula.

6

El trabajo forzoso es el que se obliga a realizar a alguien contra su voluntad. Por
ejemplo, se compele a los niños en conflictos armados a combatir y a servir de
cocineros, cargadores y mensajeros.

La explotación sexual infantil (prostitución, pornografía y actuaciones
pornográficas):

La explotación sexual es maltratar, abusar o sacar ventaja de alguien con afán
de lucro o beneficio personal, implicándolo en la prostitución o en actividades de
comercio sexual. La prostitución es canjear actos sexuales por dinero.

Niñas y niños en todo el mundo son objeto de explotación sexual, utilizados por
los adultos para el sexo, o usados en imágenes (pornografía) o actuaciones
sexuales. También se secuestra y trafica con niños en las fronteras, niños que
luego se venden para ejercer la prostitución en países extranjeros. Los niños
están en situación de alto riesgo sufren malos tratos físicos, desnutrición y
enfermedades sexualmente transmisibles. Es extremadamente difícil que puedan
escapar de su condición y superar lo que han padecido física y mentalmente.

La participación de niños en actividades ilícitas, por ejemplo, la producción
y el tráfico de estupefacientes:

La producción y el tráfico de estupefacientes es una actividad ilícita en la que
se suele involucrar a los niños. Los que producen o trafican con estupefacientes
corren el riesgo de recibir malos tratos y muchos de ellos se hacen
drogodependientes desde muy corta edad.
Los niños de la calle, fugitivos o que viven pobremente, son también utilizados en

La mendicidad organizada. A veces se les desfigura intencionalmente para
atraer más dinero del público, o se les castiga si no consiguen recaudar suficiente
dinero.

7

Los niños implicados en actividades ilícitas suelen estar expuestos a la violencia,
que puede afectar gravemente su desarrollo mental y físico. Serán más
propensos a sufrir de depresión, de dependencia del alcohol y de las drogas, así
como de convertirse en delincuentes juveniles.

El trabajo que puede dañar la salud, la seguridad o la moralidad de los
niños:

El trabajo que puede perjudicar la salud o el bienestar de los niños o ponerlos en
peligro es también “una de las peores formas de trabajo infantil”. Podría tratarse
de tareas en un entorno peligroso, como una mina, donde los niños corren el
riesgo de morir o lesionarse por el colapso de galerías, explosiones accidentales
o desprendimientos de piedras. En la industria, los niños pueden estar expuestos
a productos y sustancias químicas peligrosas, de modo que son comunes las
quemaduras y heridas graves. Las tareas agrícolas también presentan riesgos
graves, especialmente cuando los niños tienen que manipular herramientas y
equipos peligrosos o sustancias químicas, como herbicidas, para los cultivos. No
disponen de equipos de seguridad, o utilizan equipos de adultos que no se
ajustan a sus dimensiones y no les garantizan una protección adecuada.
(Extractado de la página web de la OIT)

3. OTRAS FORMAS DE TRABAJO INFANTIL EN EL MUNDO:

3.1 El trabajo infantil en la pesca.

La pesca es una ocupación peligrosa, inclusive para los adultos. La contribución
de los niños es mayor en la pesca a pequeña escala.

8
3.2 El trabajo infantil en el turismo.

Los niños realizan diversos trabajos en la hotelería y el turismo: botones,
camareras de piso, lavaplatos, limpiadores de playas, vendedores callejeros, cadis
en los campos de golf.

4. FACTOR PREPONDERANTE: LA ECONOMÍA INFORMAL:

Es un sector de la actividad económica que involucra a los países en desarrollo,
en transición y también algunos países desarrollados. Aquí se registra el número
más elevado de niños trabajadores. Realizan labores en condiciones poco seguras
y queda fuera del alcance de la mayoría de las instituciones oficiales. Es uno de
los problemas que entorpece su abolición efectiva.

Es posible que las personas que trabajan en el ámbito informal, no estén inscriptas
como ciudadanos y no tengan acceso a la protección social ni a los recursos
jurídicos. En esas condiciones, el riesgo de que se obligue a los niños a realizar
tareas generadoras de ingresos es evidente.

4.1 La mano de obra infantil es más barata:
Y no sólo porque al ser menores perciben un menor salario, sino
fundamentalmente porque al ser ilegal, solo puede darse en el sector informal y en
consecuencia, sobre la remuneración no aportan cargas sociales ni
administrativas, ni seguros computables, lo cual se transmite en mayor
desprotección hacia la infancia trabajadora. Se los emplea mayoritariamente en el
sector de las manufacturas para la exportación como el tejido de alfombras, la
costura de balones de futbol y la producción de prendas de vestir.

9
4.2 Invisibilidad de las tareas:

Los niños y niñas que trabajan en las calles de las ciudades del mundo lo
hacen también en la clandestinidad, en condiciones precarias, explotados por
adultos que, en la mayoría de los casos, no son sus padres. Estos los adiestran y
atemorizan para que evadan a los agentes del orden y se escabullan ante la
amenaza de ser descubiertos. Realizan diversas actividades, entre ellas, venta
ambulante de alimentos y de pequeños artículos de consumo, reparto de
estampitas en medios de transporte; venta de productos o flores en bares y
restaurantes; acompañantes de adultos que venden o mendigan en transportes o
en la calle; limpieza de calzado, lavado de parabrisas, reparación de neumáticos,
recolección de basura, cartones y trapos, mendicidad, servicios a automovilistas
en la vía pública (limpia vidrios, abre puertas, malabaristas, etc.) transporte de
objetos ilegales. Además deben hacer frente a los peligros e inseguridad que
entraña el propio trabajo y, aun mas importante, el entorno donde lo realizan, tal
como la exposición al tránsito vehicular, al humo de los escapes, al acoso y la
violencia.

También realizan trabajo informal a domicilio, montaje de partes o acabado de
productos, para una amplia gama de industrias que abarcan desde los textiles, y el
calzado a la elaboración de fuegos de artificio y cerillas en muchas partes del
mundo. Asimismo, los niños que realizan tareas domesticas en domicilios de
terceros son los niños trabajadores menos visibles y, por tanto, resulta difícil
realizar estudios sobre su situación y analizarlos. Existe un claro vínculo entre
los niños que realizan ese trabajo y el tráfico de niños, tanto dentro de los
países como entre distintos países.

En el sector rural, el trabajo realizado por menores, está más caracterizado como
invisible. Distantes de rutas o accesos, o en lugares impenetrables, imposibilita el
conocimiento de la situación existente. La circunstancia de no permanencia en un
lugar, en el ámbito de las labores rurales, constituye el principal factor que

10

favorece el trabajo infantil. Es de difícil constatación ya que los períodos de
duración de este tipo de relación laboral son muy cortos. Pueden ser de horas o
días y, al igual que en el sector urbano, la precarización de las relaciones
laborales se ha incrementado en forma constante. Los hijos de los trabajadores
migrantes y de las poblaciones indígenas, son los más vulnerables a ser víctimas
de trabajo infantil.

Pero también se da una suerte de naturalización de sus formas, pues, para las
familias rurales, por la tradición cultural, es algo natural que sus hijos menores
ayuden en las tareas laborales de los adultos y, muchas veces, se considera que
trabajando desde niño se aprenderá mejor el trabajo de sus padres, valorizándose
como más favorable este tipo de formación que la que puedan recibir en la
escuela. Los niños se incorporan a realizar actividades a una temprana edad,
colaborando con el mantenimiento del hogar, como el cuidado de los más
pequeños del núcleo familiar. A los seis o siete años, los niños comienzan a
colaborar en las cosechas. A los once o doce años comienzan sus tareas
aplicando agroquímicos con mochila.

Las docentes de las escuelas de las zonas agrícolas informaron que los niños que
inician el período escolar, no lo culminan. Generalmente se atrasan en la escuela,
por lo que finalmente terminan desertando.

Fuente: Ministerio de Trabajo de Argentina CONAETI: Comisión Nacional
para la Erradicación del Trabajo Infantil

11

5. ACCIONES Y PLANES A NIVEL INTERNACIONAL: IPEC

Desde su creación, por la OIT, en 1992, el Programa Internacional para la
Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), desarrolla una labor que se cimienta en
el Convenio de la OIT sobre la edad mínima, núm. 138 y el Convenio de la OIT
sobre las peores formas de trabajo infantil, núm. 182, y sus Recomendaciones
conexas, que constituyen el marco normativo.

En el curso del bienio se constató claramente que un gran número de países
padecen la crisis económica y del desempleo que amenazan con socavar los
progresos en la reducción del trabajo infantil, por la incapacidad de traducir los
compromisos a la práctica.

5.1 Presupuestos y Asignaciones

Existen grandes y poderosas entidades en el ámbito internacional que
contemplan, dentro de sus propuestas, la erradicación del trabajo infantil: UNICEF,
BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO, BANCO MUNDIAL, UNION
EUROPEA.

Las asignaciones aprobadas para nuevos proyectos en 2010-2011 fueron de 83,8
millones de dólares de los EE.UU. En 2008-2009.:119,7 millones. La disminución
de las asignaciones no sólo es consecuencia de las crecientes dificultades con las
que se tropieza para obtener financiación en aras del desarrollo, sino de las
nuevas disposiciones financieras adoptadas, en particular, por el principal
donante.

El IPEC está actualmente abocado a la búsqueda de nuevos donantes que
provean fondos para respaldar esta labor. Entre ellas, la obtención de financiación
mediante la Cuenta Suplementaria del Presupuesto Ordinario (CSPO) de la OIT, y
las nuevas posibilidades mediante la creación de Alianzas Público-Privadas (APP).

12

6. REFLEXIONES FINALES:

Se debe hacer referencia a la ausencia de indicadores que midan la real magnitud
de esta problemática. Las características que asume el trabajo de los niños, hacen
difícil su percepción. Hablamos de la invisibilidad de estas tareas, pero también se
da una suerte de naturalización de sus formas, por la tradición cultural. Otras
veces sus víctimas consideran que la pobreza y el trabajo manual es parte de su
destino.

El objetivo de este estudio, además de brindar un informe real de la situación en
que viven millones de niños en el mundo, es verificar, desde nuestra profesión, el
estricto cumplimiento de la legislación y pactos que protegen a la niñez. Denunciar
su violación y castigar severamente a los infractores. La OIT indica también que
son relativamente pocos los casos de trabajo infantil que llegan a los Tribunales.
Las sanciones por violaciones son con frecuencia demasiado débiles para ser
suficientemente disuasivas contra la explotación de los niños.

Esto significa que es necesario fortalecer los órganos judiciales y las
instituciones encargadas de hacer cumplir la ley a nivel Nacional, junto a los
programas de protección de las víctimas.

Sabemos que la OIT no tiene potestad para sancionar a los gobiernos y eso es
una debilidad del Organismo, por lo cual el compromiso de colaboración del
órgano judicial es esencial.

Cada uno de nosotros debe sensibilizarse con los niños de nuestros respectivos
países, difundir sus derechos y hacerlos respetar. Son pequeñas personas que
merecen dignidad y respeto y a las que debemos defender más allá de la
responsabilidad de nuestra profesión.